Mañana es mi ultimo día antes de vacaciones (sí, tengo muchas jejeje), era mi periodo de prueba, donde ya os conté que me costaba encajar, pero bueno como a todo…….. a trabajar también te acostumbras!

Me cuesta mucho madrugar (pero eso como diría mi amiga Susana……..no es nuevo! no tendrá la culpa la quimio!jeje), las primeras semanas estaba agotada pero ahora voy notando no llegar tan cansada a la noche.

Terminar la revisión y dejar de ir al Miguel Servet también ayuda a dejar la inestabilidad y volverme a creer que soy enfermera y no paciente.

El otro dia quedamos a comer “las amarillas” (Pilar y Marivi) y ademas de recargarme las pilas (como siempre) me quede con la frase que hoy es el titulo del post. Vivimos deseando que pasen cosas, con la excusa de “soñar es gratis” y la verdad que no te das cuenta que realmente lo único real y que te puede hacer feliz es lo que tienes en este mismo momento.

Marivi dijo que ella al año nuevo le pedia “Que no le toque nada” y me parece un pensamiento genial y que con permiso de la autora lo hago mío, jeje.  Nada, ni bueno ni malo, ya que las cosas que “te tocan” no se pueden elegir. Estar sanas después de una enfermedad, que nuestras familias estén bien, tener trabajos a los que volver después de una prolongada baja…..son motivos realmente importantes para estar felices.

Es cierto que el día a día te hace perder un poco la perspectiva y empaña las gafas geniales que el cáncer nos había puesto. Algún rato que me cansaba en el trabajo o me costaba acordarme de donde se guardaban las cosas he tenido ratos francamente malos, verdaderos ataques de ansiedad que he aprendido a controlar.

El 2013 fue el año de mi enfermedad, el 2014 el de mi recuperación y el 2015 sera el que vea nacer mi nuevo proyecto.

 

Imagen de cabecera de vcheregati

Anuncios